lunes, 29 de noviembre de 2010

Los atentados de Tarata y Ucharaccay en base a la muestra fotográfica "Yuyanapaq" y la obra de Alberto Flores Galindo "Buscando un inca"

Por: Jorge Luis Paucar Albino


En base al análisis de la muestra fotográfica "Yuyanapaq" de la Comisión de la Verdad y Reconciliación y de la obra de Alberto Flores Galindo "Buscando un inca", se explicará como algunas fotos que forman parte de la exposición fotográfica nos reflejan los problemas que acontecieron durante la época del terrorismo en el Perú. Para ello, se hará uso de las fotos relacionadas a la matanza de Ucharaccay y al atentado de la calle Tarata en Miraflores. Considero estos dos atentados como importantes, ya que, en el primero, se nota claramente la falta de consideración por la vida humana y, en el segundo, se toma conciencia nacional del problema del conflicto armado interno y hace que las personas reflexionen ante ello. A continuación, les mostraremos cuatro fotografías que forman parte de la muestra fotográfica "Yuyanapaq", dos relacionadas a la matanza de Ucharaccay y las dos restantes del atentado de la calle Tarata en Miraflores. Estas fotos servirán de utilidad para la explicación del problema del terrorismo en el Perú en base al texto de Flores Galindo. Además, serán de mucha utilidad las ideas de Miguel Giusti acerca de una de las causas del terrorismo relacionadas a ideas de Immanuel Kant.

Una de las causas del terrorismo y la violencia política producida en el Perú durante 1980 y el 2000 es la exclusión social de cierto sector de nuestra población. Muchos ciudadanos peruanos no se sentían iguales a los pobladores de la sierra. Los problemas que le acontecían a ese sector de la población no los sentían como propios, sino como ajenos: era un problema de "ellos", pero no de "nosotros". No se consideraba a los pobladores de la sierra como iguales en deberes y derechos, los miembros de la nación peruana no estaban bajo las mismas condiciones y posibilidades. Ante ello, cabe mencionar que tanto costeños, selváticos o serranos son parte de una sola nación y deben tener los mismos derechos y deberes, y gozar de las mismas posibilidades. Sin embargo, durante muchos años se mantuvo excluida a la población de provincia y la diferencia entre estos y los limeños era muy grande en cuanto a servicios como salud y educación. De esta manera, la presencia del Estado en ciertas comunidades campesinas era casi nula. Este problema proviene, de acuerdo con Flores Galindo, desde la época colonial, ya que en esa época "...separaban a los hombres por su nivel de fortuna, por distingos culturales o por las demarcaciones étnicas". A partir de ello, podemos afirmar que las diferencias sociales se manifestaban explícitamente a través de la separación de grupos según un determinado criterio, lo cual consiste en una forma de discriminación. Esto se vio reflejado cuando, durante la época del terrorismo, los ciudadanos limeños no sentían como problema propio la violencia desatada en la sierra de nuestro país.


Sin embargo, no fue sino hasta el atentado de la calle Tarata en Miraflores en 1992 que se tomó verdadera conciencia del problema que afectaba al Perú. El problema dejo de ser del "otro" para ser de "nosotros". Esto se debe, de acuerdo con Flores Galindo, a la existencia de dos repúblicas en nuestra sociedad. Si antes era república de indios y de españoles; luego fue la separación de los capitalinos, por un lado, y los provincianos o serranos, por el otro. De esta manera, Lima veía como ajenos los atentados cometidos durante la época del terrorismo. El atentado en la Calle Tarata es el punto de quiebre en la historia del conflicto armado, ya que a partir de este acontecimiento la sociedad peruana tomo conciencia real de lo que pasaba en nuestro país. En la siguiente foto, observamos cómo quedo la calle Tarata un día después del atentado senderista ocurrido el 16 de julio de 1992, el cual dejó 22 muertos, más de 100 heridos y cerca de 200 viviendas inutilizadas.





Las consecuencias inmediatas del atentado senderista las podemos apreciar mediante la siguiente foto, en la que aparecen dos hombres cargando a un joven herido producto del estallido del cochebomba en la calle Tarata en Miraflores. En ese momento, todos ayudaban y cooperaban en las labores de rescate, todos se sentían afectados por ese atentado y se logró una visión de la realidad que involucraba a todo el país.



Foto: Fátima López


Como podemos apreciar, luego del atentado perpetrado por Sendero Luminoso en la Calle Tarata en Miraflores, la gente de Lima dejo de ver al terrorismo como un problema ajeno y lo asumió como propio y vivieron en carne propia los mismos sentimientos que sus hermanos de la sierra sintieron al ser afectados por estos crímenes.Se dejó de lado el centralismo que se producía privilegiando a la ciudad capital, Lima, frente a las otras provincias y se tuvo una visión más nacional del problema. Con ello, el país entero se unió y enfrentó, a través de marchas por las calles, reuniones en las iglesias y vigilias, al conflicto armado y en favor de la paz en el Perú.

Por otro lado, esa falta de identificación y reconocimiento con el "otro" hizo posible que durante muchos años en el Perú, se perpetren atrocidades que atentaron contra la vida de las personas sin tener el más mínimo respeto por la vida humana. Todo ello es consecuencia histórica de al situación en la que se vivía desde la época colonial. Durante esos años, la sociedad peruana se había establecido de manera vertical y mediante castas. Como dice Flores Galindo: "Naturaleza y sociedad eran inamovibles. Los hombres estaban clasificados de la misma manera que las plantas y los animales.(...) Todos creían que la división en estamentos era necesaria para evitar el desorden." Este pensamiento no varió para el inicio de nuestra era Republicana. Además, las diferencias sociales y económicas ya existentes en la sociedad peruana se vieron reforzadas con el pago de la deuda interna que se comenzó a hacer efectivo a partir de 1850. Con ello, se estaba beneficiando a aquellas personas que habían realizado un aporte durante las guerras por la independencia. El problema fue que aquellas personas beneficiadas se enriquecieron y la clase alta se diferenció mucho más respecto de las otras clases económicas. Según Flores Galindo, los beneficiados con el pago de la deuda interna conformaron una minoría no mayor de cincuenta personas. Esto trajo como consecuencia una mayor diferenciación entre clases. Durante la oligarquía, los gobernantes dirigían el país en favor de ellos mismos y no de las personas pertenecientes a otras clases.

Esta desigualdad presente en la sociedad peruana desde hace mucho tiempo y la exclusión a cierto sector de la población fueron las condiciones que hicieron posible la acogida del pensamiento senderista en nuestro país. Los pobladores de la sierra al sentirse excluidos y no ser tomados en cuenta en las decisiones del gobierno vieron en las ideas postuladas por los senderistas una oportunidad para exigir sus derechos y formar una nueva sociedad. Pero para ello, tenían que arrasar con todo a su paso, sin importar que se trate de vidas humanas. Si era necesario matar a personas inocentes, se tenía que hacer, ya que ese era el medio para alcanzar el objetivo final. Todo ello, hizo que atentados como la matanza de ocho periodistas ocurrida en Uchurracay, Ayacucho, el 26 de enero de 1983, sean posibles. Como vemos en la siguiente foto, no se tuvo piedad alguna al momento de matar a personas inocentes que lo único que hacían era informar acerca del levantamiento de los campesinos en contra de Sendero Luminoso.

Foto: Diario Oficial El Peruano

Los periodistas asesinados en el atentado de Uchuraccay fueron hasta esa localidad para informar acerca de los hechos ocurridos anteriormente como la matanza a adolescentes considerados como senderistas. Las víctimas de este atentado, querían saber la verdad de los hechos que afectaban a esa comunidad, ya que los campesinos se encontraban entre dos fuegos: el Estado matando a sospechosos de terrorismo y los senderistas matando a gente inocente para causar el terror. Hasta el momento, no se ha esclarecido lo que paso realmente esa tarde donde murieron los ocho periodistas, ya que no se sabe si fueron asesinados por comuneros campesions, por miembros de Sendero Luminoso o por miembros de las Fuerzas Armadas. A pesar de ello, una de las víctimas, Willy Retto, logró captar algunas imágenes antes de su muerte. La imagen mostrada a continuación es la última foto captada por Willy Retto momentos antes de su muerte.

Foto: Willy Retto

Como vemos, la exclusión social hizo posible que las ideas de Sendero Luminoso tuviera cierta acogida en un sector de la sierra de nuestro país. Esto implicaba que personas vivían, morían y mataban por sus ideas políticas. De esta manera, los senderistas estaban dispuestos a morir y a matar para que sus ideas se lleven a la realidad. Este es un claro ejemplo de alcanzar un objetivo sin importar los medios necesarios. En este caso, las vidas humanas era un precio que se tenía que pagar para alcanzar un fin determinado. No importaba lo que se encuentre en el camino, había que arrasar con todo si fuese necesario. Esto fue consecuencia de la mala interpretación de ciertas ideas filosóficas propuestas por Kant como la que decía que debíamos actuar de tal manera que lo que hagamos quisiéramos que se cumpla de manera universal. Esto se debe, según Miguel Giusti, a que para Kant, el individuo es juez de sí mismo y, como tal, solo él, en su propia conciencia, sería capaz de discernir entre lo bueno y lo malo. Pero de esta manera, afirma Giusti, la supuesta universalidad normativa se desplaza subrepticiamente a la convicción subjetiva, la cual se erige a sí misma en principio y criterio último de discernimiento en el ámbito de la moral. Con ello, el individuo podrá llevar a cabo los más atroces crímenes, con la conciencia perfectamente limpia y orgulloso de estar sirviendo así a la causa de la humanidad. Esto se refleja claramente en lo ocurrido durante la época del terrorismo de nuestro país, cuando los terroristas mataban a gente inocente con la convicción de estar haciendo lo correcto en favor de la humanidad y que las vidas humanas era un precio que se tenia que pagar.




BIBLIOGRAFÍA

COMISIÓN DE LA VERDAD Y RECONCILIACIÓN (2003) Yuyanapaq = Para recordar: relato visual del conflicto armado interno en el Perú. 1980 - 2000. Lima: CVR; PUCP. Fondo Editorial.

FLORES GALINDO, Alberto (1987) Buscando un inca. Lima: Instituto de Apoyo Agrario.

GIUSTI, Miguel (1999) Alas y raíces: ensayos sobre ética y modernidad. Lima: PUCP. Fondo Editorial.

1 comentario:

  1. OK, está muy bien la reflexión, creo que amerita un desarrollo mayor de la reflexión... solo quiero añadir que sí se esclareció que fueron los propios campesinos de Ucchuraccay quienes asesinaron a los periosdistas, pues estos no pudieron comprobar fehacientemente su identidad... eso habla sin duda de que la separación entre "dos repúblicas" parece seguir vigente...
    Nota de esta parte: 3.5 de 3.5 puntos

    ResponderEliminar